La mayor integración que se supone que la UE debe provocar no parece tener ningún impacto discernible sobre las elecciones matrimoniales de sus ciudadanos.